Close
Av. Paseo Caroní CC Naraya Nivel 5 Local 22 Sector Alta Vista Puerto Ordaz Venezuela
+58 286 9613578 - Whatsapp: +58 414 1911986
Lun - Vie 8:00 am - 6:00 pm
EL DUELO COMO PROCESO DE SANACIÓN Previous item EN BUSQUEDA DE LAS MUSAS... Next item POR ESO DE LAS SEÑALES…

EL DUELO COMO PROCESO DE SANACIÓN

Hablar de Duelo, siempre representa un procedimiento doloroso para quien decide afrontarlo de forma funcional y buscar el mejor de los aprendizajes, sin embargo, este nos facilita el apoyo emocional e instrumental necesario, para vivir una recuperación en un sistema tan rígido, como es nuestro modelo sociocultural, que nos muestra, las despedidas desde el dolor y apego, haciéndonos  creer que todo nos pertenece por siempre, o peor aún, cuando se le pide a los seres que acaban de sufrir una pérdida, no llorar, aceptando lo sucedido por qué hay que ser fuerte, trayendo como consecuencia la represión del proceso de duelo o aplazar el mismo, vanagloriándose de su autocontrol, que no es más que rehusarse a sentir dolor, como también no exteriorizando ningún tipo de sentimientos relativo a lo ocurrido.

Cuando no se manifiestan las emociones como proceso natural y normal, sucede que la respuesta del cuerpo queda incompleta, el sistema simpático nervioso genera una energía que ha sido bloqueada y no es liberada. Los sistemas orgánicos se aceleran por la producción de cortisol y adrenalina, mientras la mente bloquea utilizando mecanismos de defensa psicológicos, consiguiendo inhibir la actividad fisiológica. El resultado del control de las emociones es todo un proceso de reacciones químicas, que van a permanecer alojadas y latentes en el organismo. El sistema parasimpático intentará relajar el cuerpo si las emociones cesan, pero ello no desaloja el exceso de energía. Si la emoción no se canaliza  y el proceso fisiológico continua siendo bloqueado por la mente, los sistemas llegan a generar niveles de estrés graves, consiguiendo deprimir al sistema inmune, originando en el tiempo el mal funcionamiento de los órganos, y como consecuencia una enfermedad.

Comienzan a presentarse síntomas físicos, producto de la represión, como migrañas, jaquecas, trastornos gastrointestinales, resfriados, bronquitis, en el mejor de los casos. Es necesario también hacerles saber, que  el aplazamiento del duelo, sólo les  lleva a la exacerbación de los sentimientos ante cualquier pérdida de manera exagerada, que siempre van estar motivadas por el duelo pospuesto.

Es obvio que el sufrimiento tiene escalas, que van a depender del tipo de pérdidas y manera en que se pudo haber ido un ser amado, también un proceso de duelo está ligado a la toma de cualquier decisión que represente una muerte, mudanza, divorcio, cambio de trabajo, etc. El duelo es un proceso por la cual se atraviesa una serie de fases o tareas que conducen a la superación de dicho proceso. Lo que hay que resaltar es que no es un estado permanente de sufrimiento.

Es pasar por una práctica donde se aprende a separar los sentimientos de los apegos por la persona, ciudad, país, trabajo u objeto perdido, y de esta forma hacer que valga la pena lo sucedido, tomando lo mejor de lo ocurrido para liberar las nostalgias, tristezas, dolor profundo y de esta manera poder volver a vincularnos de nuevo, con lo que sí está aquí y ahora.

Según Bowby (1976), afirma que, “ la pérdida de un miembro es la mayor de las crisis a la que tiene que hacer frente un sistema, el principal objetivo de un sistema abierto es desarrollar mecanismos de adaptación que le permitan continuar existiendo en cualquier circunstancia”. Se trata de la explicación desde el punto de vista sistémico, el cual nos ayuda a entender la importancia del objetivo del duelo, ya que permite restablecer las bases del nuevo sistema familiar, que surge del anterior pero que no va a ser el mismo (Greaves, 1983; Gilbert, 1996).

En la resolución normal de un duelo influyen una serie de factores, como con cuantos recursos se cuentan para el afrontamiento y adaptación a la crisis, en la manera específica como ocurrió la muerte, si es por un accidente o asesinato, esta suele ser más lenta su asimilación, debido a que no hubo preparación  previa por alguna enfermedad para los familiares si no que ocurre de forma intempestiva. El vínculo y significado de la pérdida, el estado físico de salud y emocional de las personas que deciden trabajar su proceso de duelo, forman pilares importantes para el inicio de su apoyo psicoterapéutico y para que la persona en su proceso de duelo construya los ajustes creativos necesarios para lograr su sanación, afrontando su dolor y haciendo nuevos enlaces desde el amor y aceptación con su nueva realidad.

Desde mi amor

Gilmer Pinto

 

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *