La Vida viene de lejos Previous item Descubre cómo ser tu mejor... Next item LOS SEIS ARQUETIPOS AMATORIOS

La Vida viene de lejos

Sobre las Constelaciones Familiares

 

La Vida viene de lejos. Los padres son sólo el portal por el que nos llega. por tanto si en vez de mirar a los padres, miramos al fondo último de la vida y la tomamos desde allí, tenemos la plenitud, independientemente de lo que ocurriera en relación a los padres.

Bert Hellinger

Más allá de los basamentos científicos, que avalan las constelaciones familiares, desde mi perspectiva, entendí que en el proceso del aquí y ahora de esta técnica terapéutica, existe  una magia, que no tiene que ver con ciencias ocultas ni con un espectáculo, tienen que ver con los movimientos almicos y del espíritu, que transitan a través de portales, y de esta manera se puedan despertar esas fuerzas mágicas y abrirse los bancos de memoria, en las personas implícitas dentro de una constelación.

Y aunque estamos trabajando en el campo morfogenético de otra familia, siempre hay una parte del proceso que te  toca representar, que está dentro de tu historia familiar, que tienes que mirar y ordenar; por eso es importante no sólo constelar el tema del paciente, cerrar con él y su constelación, sino también chequear cómo se siente cada quien dentro del grupo y hacer un cierre terapéutico con los interventores dentro de la constelación, utilizando diferentes técnicas, y que de ese modo ninguna persona después de haber hecho contacto con sus propios procesos se vaya sin entender qué sucedió consigo en ese espacio.

La experiencia como Psicoterapeuta Holístico, me dice, que si no se realizan esos cierres muchas personas se van confundidas y no quieren regresar a los sitios donde han sido constelados. Eso no es malo ni bueno, ni quiere decir que hay mejores o peores terapeutas; lo que quiere decir es que se toma en cuenta una sola parte de ese gran sistema, sin atender que, como sistemas abiertos y causales, nadie va a ocupar el lugar en el  que está si sus propios procesos no tienen que ver con ello. Es resonante, simplemente.

Para Freud el Alma Colectiva, es “la herencia arcaica del hombre no sólo comprende predisposiciones, sino experiencias hechas por las generaciones anteriores”. Y un sentimiento que se transmitía de generación en generación, ligado a una falta de la que los hombre no tienen ya consciencia, ni el menor recuerdo.

Según Jung “es el inconsciente colectivo el que nos trabaja, inconsciente transmitido de generación en generación en la sociedad y que acumula la experiencia de lo humano; es innato y por lo tanto existe más allá de toda inhibición y experiencia personal”.

Por otra parte, Ken Wilber nos señala que la personalidad humana es sólo una manifestación o una expresión en múltiples niveles de una sola consciencia, caracterizándose cada uno de ellos por un sentido diferente de identidad: desde la suprema conciencia cósmica hasta la muy limitada de nuestro ego.

El ADN es el portador de nuestra historia familiar, a través de sus moléculas se transmite de un ser humano a otro su huella genética, tanto biológica como cultural. Bruce Lipton afirma que el entorno controla la actividad genética.

Entonces llegamos a Bert Hellinger, quien asegura nos guía una consciencia grupal o colectiva. Los miembros de una familia están influidos por un tipo de consciencia común que se transmite inconscientemente de padres a hijos. Hellinger estudió las formas no conscientes en que cada individuo está unido a su familia, y cómo determinados comportamientos y tendencias psicológicas se repiten generación tras generación. Basándose en esta idea creó el método de Constelación Familiar para restablecer el orden natural del sistema familiar.

 

 

Desde mi Amor,

 

Dra. Gilmer Pinto

 

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *