fbpx
Crianza emocional saludable Previous item Geometría Sagrada y Diseño... Next item Madre, la primera...

Crianza emocional saludable

¿Con o sin apego?

Por Aileen Batista

 

Son innumerables los debates entre los partidarios y detractores de la llamada “Crianza con Apego”, término acuñado por el pediatra William Sears, basado en los principios de la “Teoría del Apego”, desarrollada por el psiquiatra y psicoanalista John Bowlby según la cual, los niños necesitan desarrollar lazos de apego hacia las personas que los cuidan, para no experimentar angustia o estrés y sentirse seguros emocionalmente; desarrollando de esta forma, una personalidad segura e independiente, un buen comportamiento, y relaciones buenas y sanas.

John Bowlby dijo: “Consideramos esencial para la salud mental que el bebé y el niño pequeño tengan la misma vivencia de una relación cálida, íntima y continuada con la madre (o sustituto materno permanente), en la que ambos hallen satisfacción y goce“.

En este sentido, el Dr. Sears plantea para que los niños se desarrollen seguros emocionalmente, que los padres deben trabajar en los siguientes principios:

  1. Prepararse para el embarazo, el nacimiento y la crianza.
  2. Alimentación con amor y respeto.
  3. Respuesta sensible a las necesidades del bebé desde que nace.
  4. Contacto materno el mayor tiempo posible.
  5. Propicio del sueño seguro física y emocionalmente.
  6. Propicio del cuidado cariñoso constante.
  7. Práctica de la disciplina positiva.
  8. Búsqueda del equilibrio entre la vida personal y familiar.

Estos valores son interpretados de diversas maneras por todo el movimiento. Sin embargo, el Dr. Sears no requiere que los padres sigan estrictamente ningún conjunto de reglas, sino que los anima a ser creativos al responder a las necesidades de sus hijos.

En teoría, criar a nuestros hijos desde esta perspectiva, nos beneficia en que los bebés que disfrutan de un apego sano con sus padres o cuidadores principales, tienen más ventajas en su niñez, adolescencia y adultez, como por ejemplo:

  1. Mayor autoestima y autoconfianza
  2. Autosuficiencia
  3. Relaciones personales positivas
  4. Capacidad para superar la frustración
  5. Motivación para aprender y éxito en la escuela
  6. Capacidad para resolver problemas

Dentro de las desventajas, destacaría que algunas madres y padres se fanatizan con el tema, exagerando el apego al punto de permitir que sea el niño en todo momento, quien dicte las pautas. En ese caso, la consecuencia sería niños con muy baja capacidad de frustración y resolución de conflictos, niños que al salir al mundo real, sufrirán enormemente por no poder entender cómo es que el mundo no gira a su alrededor; quedando este resultado bastante lejos de la expectativa inicial  de los padres y totalmente lejos de ser considerado saludable.

En todo caso, considero importante recordar que cada teoría surge dentro de un contexto. En el caso de Bowlby, fue criado por diferentes niñeras, muy a la moda tradicional británica de su clase, donde se consideraba que la atención parental y afectación, provocaría una peligrosa ruina. En consecuencia, durante su infancia veía poco a su padre, quien era médico cirujano de la Casa Real.

A su madre la veía solo una hora al día después de la «hora del té», aunque durante el verano ella estaba más disponible. Cuando Bowlby recién cumplió cuatro años, su amada niñera, que hasta ese momento era su principal cuidadora, se fue de la familia; separación que luego describió como “algo tan trágico como sería la pérdida de una madre”. A los siete, fue llevado a un colegio internado, común en niños de su condición social. Su posterior estudio sobre Separación: ansiedad y angustia, revela sus recuerdos más terribles de aquel tiempo. Así, debido a tales experiencias de niño, mostró una inusual sensibilidad al sufrimiento infantil a través de su vida, dedicando parte de ella a la creación de su Teoria del Apego”.

Desde mi infancia escuchaba decir que “los hijos no vienen con un manual debajo del brazo”. Hoy sé que a través de la historia de la humanidad, los padres hemos hecho lo que hemos creído es mejor para nuestros niños, desde nuestro más profundo amor. En el camino tenemos aciertos y errores, porque las teorías de ayer, hoy son rebatidas, tanto como mañana serán rebatidas las de hoy.

Por eso atesoro el consejo de Carl Jung: “Conozca todas las teorías. Domine todas las técnicas, pero al tocar un alma humana, sea apenas otra alma humana”. No podemos olvidar que nuestros hijos son almas humanas que nos eligieron como padres antes de venir al mundo, tanto si planeamos ser padres, como si fue una sorpresa.

Personalmente pienso que en la crianza es importante leer, prepararse, escuchar, seguir nuestros instintos y sobre todo elegir. Constantemente tenemos la oportunidad de elegir lo que estamos dispuestos o no a entregar a nuestros hijos y la forma como preferimos hacerlo, sin caer en fanatismos, ni competencias sobre el método más efectivo para ser padres y tener hijos “perfectos”.

En general, amamos a nuestros hijos y al mezclar ese amor con nuestras creencias, y adicionar lo que aprendemos en el camino, sin darnos cuenta vamos tomando lo que creemos es lo mejor de cada teoría, para armar la propia y criar a nuestros niños, en la mejor forma posible en que puede funcionar en nuestra familia, según nuestro contexto y lo que cada miembro de la familia necesita experimentar y aprender. Lo más importante de todo, es que si nos equivocamos, es perfectamente válido rectificar.

 

 

 

Fuentes

www.babycenter.com

http://psicoterapeutas.eu/john-bowlby-biografia/

https://es.wikipedia.org

http://www.nataliatrenchi.com.uy/salud-emocional-en-la-crianza-de-los-hijos

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *