fbpx
Next item Virus: un condicionamiento...

Los senderos de tu alma en 2021

Este año 2021 te invita a seguir los senderos del viaje de tu alma, por los cuatro pilares que ella tiene para alcanzar la integración coherente, la ciencia, la filosofía, el arte y la magia de la mística. Te regalo el siguiente escrito para que te respondas algunas preguntas y puedas continuar tu viaje en el aquí y el ahora…

¿Sabías que todos tienen la verdad y ninguno tiene la razón?

Hace 100.000 años llegamos 26 millones de seres, de diferentes razas y genéticas del universo. Traíamos diferentes semillas de culturas, una historia epigenética conductual sistémica cuántica. Además de poseer, programas, patrones, hábitos, instintos, emociones, pensamientos, las inteligencias necesarias para vivir una existencia humana, cada cuerpo físico con una biología inteligente, un alma como el centro de muchas experiencias emocionales que en su recorrido te conecta con la chispa divina y en su viaje con las experiencias espirituales y una vez interconectada alma y un espíritu que nos da la habilidad para tener una relación íntima con Dios. Llegamos para transitar una aventura sagrada individual.

El viaje iniciático como especie donde el alma decide vivir su plena existencia consciente para reescribir diariamente nuestro campo morfogenético. Mientras tanto, el alma esta esperando la llamada en este mundo dual, aparentemente, y separada de sí, trabajando el despertar de la voluntad y la consciencia, para dejar las ataduras del pasado, aprender de las experiencias, establecer por decisión el gestionamiento de sus emociones, el manejo de su fuerza, y el reconocimiento de lo inmaterial, el transito de los misterios sagrados, recorrido que se hace en solitario, dejando atrás su mundo viejo y honrando sus ancestros por enseñarle lo que le apasionaba y quería para sí misma, encendiendo esa chispa divina, la energía vital para comprender con gratitud los momentum de felicidad

Nos adentramos al inconsciente, para desarmar al súper yo y llegar al Self, simplemente como algo que “ocurre” en un “lugar” que no pertenece ni al individuo ni al entorno, sino a ambos. Es una propiedad del campo único que forman el organismo y el entorno ¨el campo de posibilidades organismo-entorno¨ y como tal propiedad de este campo no se percibe, no se experimenta, sin embargo, si se diferencian, se separan, ya sea conceptual y/o vivencialmente, o lo que es lo mismo, la psique individual de la psique del otro, de la psique colectiva y/o de la “psique” de los sujetos de nuestro entorno: familiar, grupal, profesional, cultural, económico, de
salud, universal…, en la medida en que, en un momento dado, estos entornos tengan que ver con el proceso en el presente inmediato en el que estamos en curso.


Es decir, es el desarrollo de la realidad que nuestra alma pulsante es la que nos va dando las señales en un proceso de interacción en el campo de posibilidades, que cuando movemos un objeto movemos todos los sistemas que se encuentran en el campo. La acción que ocurre es una manifestación unificada como un sistema único. Pues bien, cualquier cambio se trasmite instantáneamente a toda su extensión. No hay una transmisión lineal, sino un proceso global e instantáneo, abierto, interconectado en la malla de interrelaciones que existe entre todos los “puntos” del universo.


Somos una inteligencia de muy avanzada evolución, y como viajeros del tiempo en nuestro campo de posibilidades lleno de infoenergía que decodificar, a veces naufragamos, sintiéndonos perseguidos por las supuestas luchas de poder y la razón de los hombres y mujeres, y es aquí donde se reposa tranquilamente después de lo descubierto en la integración de la ciencia como magia y la comprensión de la magia como una ciencia, una vez realizadas las iniciaciones de los misterios sagrados, nos hacemos acompañar por los Sabios Maestros de la Antigüedad que nos han dejado como legado una hermosa herencia, la verdad, la mía, la del otro, y la comprobable .


Esta herencia de enseñanzas en cada viaje iniciático en este plano material, existencial y humano, nos permite, que cada vez que pasamos un umbral descifrando los enigmas del aprendizaje, que se nos entrega el gran símbolo de una alianza y una paz inquebrantable se corren algún velo, que nuestra alma reconoce, y es cuando nosotros, como iniciados dirigimos nuestros pensamientos al mundo interno, al mundo del espíritu, que nos conduce al conocimiento de sí mismo y al conocimiento del universo, del cuerpo y del Dios o Energía Universal Omnipresente que habitan en nosotros y en todas partes, para tener la capacidad de discernir y activar el sistema de compasión, bondad y amor incondicional, sin dejar de ser realistas y escépticos con la charlatanería y la persuasión del fanatismo egoísta manipulador, en todas sus instancias, son nuestras pruebas para ir verificando lo aprendido. También son las verdades de otros.


Gracias a nuestro despertar de la plena consciencia, nuestra alma se conecta a nuestro sistema nervioso, a través del nervio vago, con la respiración única y simple en tu aquí y ahora; acompañado de la meditación, al ser este un conector entre lo inmaterial y nuestra biología inteligente, podemos conseguir reducir el nivel de alerta a niveles muy bajos, permitiendo que las habilidades para manejar el estrés sean más efectivas.

El nervio vago, es un nervio específicamente encargado de la desactivación, cuando recibe señales provoca mensajes de relajación y disminución de la alerta. Una vez alcanzada esta consciencia, nos lleva a decodificar y nos va abriendo los portales de la sabiduría, que sin el conocimiento previo y la experiencia vivida no hubiese sido posible encender las antorchas de la luz de las diferentes escuelas, que nos permiten el uso de nuestra inteligencia espiritual, nuestra inteligencia intuitiva, nuestra inteligencia cardíaca, nuestra inteligencia sistémica cuántica, nuestra inteligencia emocional y nuestra inteligencia biológica.

Es allí cuando comienza a ocurrir la coherencia para que se nos develen los grandes secretos de la Ley Divina que suenan como una sinfonía de acordes entre frecuencias y colores, es aquí la razón de la atemporalidad las grandes horas que la pequeña alma humana ha vislumbrado para regresar
a sus delirantes deseos de ser uno con el todo afianzando sus verdades, respetando las otras, y comprendiendo que la razón no es lo que importa.


Entonces, ¿Qué es lo que si importa?

El aprendizaje que se fundamenta en los sentimientos que alimenta la vida interior del ser humano y lo conecta a la vida como persona con su exterior y a su ambiente.


En el alma se encuentran nuestros sentimientos y anhelos más profundos. El alma individual es la que se conecta con el campo morfogenético familiar, el alma es la consciencia velada para vivir las experiencias sistémicas que se necesitan ordenar, esta dentro de la ilusión del tiempo lineal y finito, en ella se encuentran las memorias de todas las vidas pasadas, las transgeneracionales y generacionales, es la que conecta el mundo inmaterial con lo existente, entre la consciencia y el inconsciente.

Cuando nos damos cuenta de que estos anhelos pulsantes del alma son capaces de manifestarse, empezamos a sentirnos profundamente realizados, pues nos conectamos con la energía vital y razón para estar en plenitud en nuestra experiencia humana, el cómo hacerlo es una decisión. En parte, podemos ver el camino de la vida como un intento para descubrir y caer en cuenta de estos profundos anhelos.


El educarnos para el alma se considera una especie de elección racional, ya que racionalidad es parte del proceso que nos conecta con el mundo de formas para que el alma gradualmente encuentre su camino y enlace con su espíritu de forma consciente, la única forma de percibir el espíritu es a través de nuestra alma, ella nos abre el portal hacia nuestro espíritu donde se encuentra todo movimiento creador, esta nuestra chispa divina, la consciencia de nuestras diferentes dimensiones y planos de existencia, en este punto logramos comprender la integración de la ciencia como magia y la comprensión de la magia como una ciencia.


Al final del gran viaje entre verdades y razones, nuestra Alma lo único que viene es aprender las lecciones que te has puesto en está vida antes de decidir volver y transformar todas las memorias que te tocan como parte de un sistema en aprendizajes con una conciencia expandida para alinear esos aprendizajes con tu misión y propósito. Entender que tenemos un plan como alma diseñado por nosotros y nuestra herencia sistémica grabada en nuestro campo morfogenético hace que cambie totalmente el sentido de nuestra vida, abriéndose así una nueva perspectiva de comprensión y entendimiento a las lecciones que hemos venido a aprender en este camino para seguir avanzando en la evolución y crecimiento del viaje de nuestra alma.

Es entonces, cuando comprendemos y sentimos que todas las experiencias,
situaciones que nos ha tocado vivir y acontecimientos que nos hemos puesto dependieron que muchas de esos eventos obedecían una nueva decisión que no la hicimos alineada al aprendizaje álmico por no educarnos emocionalmente, y es allí donde simplemente comprendemos que TODO
ESTÁ BIEN.

Al final nuestra alma tiene un impulso de querer pertenecer, de tener un lugar y un propósito en la vida que este conectado con la chispa divina que es nuestra energía vital, aquí estamos desde nuestra verdad álmica, contribuyendo con plena consciencia a darle sentido a la esencia de
nuestra vida en este cuerpo físico e inteligente para culminar el viaje en la realización de nuestra verdadera naturaleza divina en una existencia humana, estudiar y experimentar los medios, los métodos, por los cuales cada uno puede despertar su consciencia y experimentar por sí mismo
aspectos de la Gran Verdad, de la Realidad.

Desde mi amor,

Gilmer Pinto

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *